Pan sin gluten

El pan sin gluten esta elaborado artesanalmente, dándose así, diferentes formas de pan, como por ejemplo el pan de hogaza, pan de barra, pan multicereal.

Pan sin gluten elaborado artesanalmente

El pan sin gluten es uno de los sustitutivos de pan blanco para personas que tienen celiaquía o que tienen problemas con los productos que tienen gluten.

Historia

Actualmente, el pan sin gluten está más que incorporado en nuestra sociedad. En cualquier panadería o supermercado podemos encontrarlo. Las intolerancias, y en este caso la celiaquía (intolerancia al gluten) están a la orden del día, por lo que es necesario crear nuevos productos que puedan ser consumidos por la sociedad sin generar complicaciones en su salud.
Sin embargo, es interesante conocer de dónde viene el pan y con qué finalidad lo cocinaban nuestros antepasados. Porque un alimento tan asequible hoy en día, tiene una historia interesante de conocer y que, además, nos servirá para valorar más el bien tan preciado que tenemos entre nuestras manos.
Nos remontamos a muchos millones de años atrás, en la que nuestros ancestros machacaban los granos de cereal y lo mezclaban con agua con el fin de crear una papilla. Sobre una piedra, depositaban una pequeña cantidad de papilla y la ponían a calentar al fuego, para cocinar el primer pan que era parecido a una torta o galleta.

Fue la cultura egipcia la que, dándole más importancia al aspecto físico, empezó a crear lo que nosotros hoy en día conocemos como “pan”. También, se construyeron las primeras panaderías y hornos que ponían a disposición del pueblo este alimento tan esencial.

 

¿Cómo se hace?

Para cocinar pan sin gluten se necesitan varios ingredientes. El elemento indispensable es la harina; existen distintos tipos de harinas que pueden usarse aunque las más comunes son la harina de maíz y la harina de arroz. Otros tipos de harinas que pueden usarse son la harina de garbanzos o de soja.

Los demás ingredientes son los que se usan para preparar el resto de panes. Estos ingredientes  incluyen agua, sal, levadura y aceite. La elaboración consiste en ir mezclando los distintos ingredientes hasta conseguir una masa firme que tenemos que dejar reposar y amasar.

Finalmente, le daremos la forma que más nos gusta y hornearemos. Existen multitud de variedades de pan sin gluten, por lo que cada panadero se encarga de amasar un pan distinto para sorprender al personal. No obstante, lo más importante es que la harina que se utilice sea una harina que no contenga gluten, como las que hemos mencionado anteriormente. Y, además, que los recipientes dónde se vaya a preparar el pan no estén contaminados por otros productos con gluten, porque podría provocar alteraciones en la salud de los comensales.

 

Tipos de pan sin gluten

En el mercado podemos encontrar una gran diversidad de panes sin gluten. El pan de trigo sarraceno es una de las alternativas. Se trata de un tipo de trigo que era muy usado antiguamente y que, hoy en día se está recuperando su uso. También, podemos encontrar pan de arroz que es similar al pan de molde o pan de mijo, aunque el mijo es más usado en Asia y África.

Producto añadido a lista de deseos